Historias de terror de la reforma.

Reforma del Terror
Reforma del Terror
Las mejores historias de terror de la reforma

Dia de la reforma.

Hoy es 31 de octubre y se celebra uno de los días más queridos por todo el pueblo evangélico: El Halloween…

 

¿Ah no? ¿No es Halloween lo que celebramos los evangélicos hoy?

 

Ok, el día de la reforma.

 

La neta sí me dan más miedo los neo reformados que chucky o el tipo de la mascara de Hockey que nos pasaban todos los 31 de octubre en el canal 5.

 

Imagínate que vas por la calle y se te aparece Paul Washer. Yo si salgo corriendo antes de que me mande al infierno por no estar encerrado en el closet de mi casa orando y leyendo la RVR todo el día.

 

¿Por qué el 31 de octubre?

Pero volvamos al día de la reforma, ¿Por qué se celebra el 31 de octubre? Pues resulta que a alguien se le ocurrió que la reforma empezó el día que, a un monje, Lutero, se le ocurrió hacer lo que hoy sería un hilo en twitter criticando la práctica católica de las indulgencias.

Les dejo un link para que vean lean las 95 tesis, ya que seguramente el 85% de los que se creen reformados hoy en día no las han leído.

La elección del día es medio random, ya había habido otros reformadores (ahora les dicen “pre reformadores”) y también se podían elegir otros días

¿Por qué no celebramos mejor el 21 de enero cuando Grebel y Blaurock hicieron una “pool party” y se bautizaron entre ellos quedando así fuera de toda unión con cualquier poder? esos sí eran verdaderos reformadores, pero ahh, eso no nos conviene ¿no?

La reforma del terror.

Seguramente algunos se quedaron con ganas de asustarse un poco este día, así que si tu mamá (o pastor) no te dejó ver las películas de terror, hoy te quiero compartir las historias de terror de la reforma, parte I.

 

Un asesino se niega a morir.

¿quién no recuerda toda la serie de películas de viernes 13? No sé ni siquiera cuantas se hicieron, lo increíble era que, a pesar de los esfuerzos al final de cada película de acabar con el asesino, de una u otra manera siempre volvía a aparecer.

 

El más famoso de los reformadores, aquel a quien muchos consideran el héroe que nos salvo de la esclavitud del papa católico, fue, y es todavía, una especie de Jason, si bien el murió, sus ideas asesinas han perdurado por varias generaciones.

Lutero. El muñeco (de los príncipes) asesino.

La reforma eclesial no se da en un contexto vacío, sino que viene precedida y precede movimientos políticos y sociales que transformaron el mundo. Es difícil saber quién tomo ideas de quien, pero, como con toda reforma, aquellos que más sufren la adoptaron como suya.

En este caso me refiero a los campesinos, quienes, cansados de la opresión que sufrían por los nobles y armados con el texto bíblico, exigían un mejor trato y justicia en la repartición de la tierra en lo que fue el inicio de la llamada “guerra de los campesinos”.

Y hasta acá te preguntarás: ¿qué tiene que ver Lutero con unos campesinos rebeldes?  Recordemos que Lutero era el rockstar del momento, todo el mundo quería saber su opinión sobre los temas que estaban en la boca de todos.

El exmonje en un principio se portó como todo pastor lo haría hoy en día: “pueden protestar, pero háganlo pacíficamente, la violencia no resuelve nada, las revueltas no son cristianas” diría en una carta titulada “Exhortación a la paz”.

El problema fue que no solo los campesinos estaban enojados, los nobles, burgueses y príncipes no eran el mejor ejemplo de pacifismo y estos le pidieron a Lutero que definiera bando ¿estaba con ellos o con los pobres? Lutero estaba contra la pared

Nuestro héroe rápidamente tomo partido, escribió una obra llamada “contra los campesinos revoltosos” en la cual justificaba la violencia llevada a cabo para suprimir las revueltas y elogiando a todo aquel que muriera luchando a favor de los gobernantes como un “mártir de Dios”

Es difícil calcular la cantidad de campesinos que fueron asesinados por los nobles que, apoyados en las ideas de Lutero, creían que servían a Dios mientras oprimían a los más necesitados.

Lutero II. No solo los campesinos tienen que morir.

Aún con vida, los escritos de Lutero tendrían otras victimas importantes: los judíos.

Martin siempre manifestó un antijudaísmo extremo y no se molestaba en ocultarlo, incluso cuando estos le pidieron interceder por ellos ante los príncipes, se negó rotundamente ya que estos eran, a su vista: traidores a la fe y asesinos de Jesucristo.

No voy a alargarme mucho con esto, pero en su tratado “los judíos y sus mentiras”, el buen reformador se lamentaba de que los cristianos no hayan terminado con los judíos y alentaba a la quema de sinagogas y expulsiones de estos de las ciudades ¿si da miedo no?

¿Un hombre puede tener influencia después de la muerte? Documentado está: los nazis utilizaron este mismo panfleto para difundir sus ideas y justificar el holocausto judío en una Alemania que era, en su mayoría, de tradición protestante.

Servet. Ríe antes de morir.

Vamos ahora con el otro gran reformador, tal vez hoy más querido que el propio Lutero, me refiero obviamente al gran Juan Calvino, hombre de gran fe e inteligencia cuyas ideas siguen más vivas que nunca en los llamados “calvinistas”.

Esta historia más que de terror yo la clasificaría de distópica, se trata de una sociedad donde un loco toma el poder y empieza a perseguir y asesinar a todo aquel que piense diferente.

La historia comienza en la ciudad suiza de Ginebra con la llegada de un hombre, que si bien famoso, no había conseguido lograr en ningún lugar el poder que deseaba, este hombre empieza dando clases de Biblia, termina siendo el hombre más poderoso de la ciudad.

El poder, ese que pudre hasta a los mejores hombres, en las manos de uno que no era de estos termino siendo la peor pesadilla de uno de los mejores científicos de la época: Miguel de Servet.

Servet era un genio en todos los sentidos, pero se metió con la religión, huyendo de los católicos llegó a la Ginebra de Calvino, habían tenido sus malentendidos a través de correspondencia, pero ¿no era la reforma protestante defensora de la libertad de pensamiento?

No, Calvino lo manda a detener antes incluso de que llegue a la ciudad, Servet es encerrado en un calabozo donde no tiene la más mínima higiene y es condenado a la hoguera, pide hablar con Calvino, le es concedido, Calvino le pide que se retracte de sus creencias, Servet se ríe a carcajadas, el fuego arde, la reforma ha cobrado otra víctima.

El terror continúa.

Una aclaración: las iglesias de origen protestantes como la luterana han sabido en muchas ocasiones aprender de sus errores y nos llevan mucha ventaja a otras denominaciones en cuanto la lucha por los derechos humanos.

Tampoco todo ha sido malo después de la reforma, acá les dejó un post de hace unos años sobre los logros y desafíos de la reforma.

Sin embargo, hay un grupo, falsamente llamado reformado, que lo último que desea es una reforma, que como Lutero apoya represiones, que se alegran negando los holocaustos y le temen a lo diferente y que, como Calvino, son capaces de matar (o cancelar) a cualquiera que piense diferente a ellos.

La lista de aquellos que se creen herederos de la reforma y realmente son reencarnaciones del peor fundamentalismo religioso es muy larga y me daría pereza nombrarlos. Sin embargo debemos tener los ojos abierto, que el evangelio no se convierta en una nueva historia de terror.

¡Teologando Ando se renueva!

Esto apenas es el inicio.

¡Teologando Ando se está renovando y venimos con todo!

Les recomiendo seguir el blog, el instagram y el canal de YouTube donde cada 15 días se estará subiendo contenido nuevo y de calidad 

Comentarios

  1. Emanuel

    Es bien sabido de los grandes y graves errores de los reformadores, pero no entiendo el punto de manejarlo de forma frívola y burlona. ¿En que forma edifica esto a algún hermano en la fe o siquiera a alguna persona cualquiera? Hablando de ilustraciones de los simpsons aquí queda perfecto el meme de «sí, sí, ya te vimos*.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

26 − = 18