Ignacio Ellacuría

Ignacio Ellacuría
Ignacio Ellacuría.

Ignacio Ellacuría, un testigo fiel.

Hace exactamente 30 años, en la ciudad de San Salvador, El Salvador, fue asesinado Ignacio Ellacuría junto a otros 6 compañeros jesuitas convirtiéndose en mártir de la fe, un mártir de los pobres.

¡No dejemos que nos cieguen los fanatismos religiosos y políticos y recordemos a Ellacuría y a sus compañeros como un ejemplo de aquellos que se entregaron hasta la muerte por los demás!

¿Quién es Ignacio Ellacuría?

Es, en presente, porque Dios es Dios de vivo y no de muertos y nadie es más de Dios que aquellos que se entregan a su misión, a Ignacio no lo podemos considerar muerto, él vive en su legado.

Ellacuría fue un hombre multifacético: profesor, político, sociólogo, filosofo y teólogo y sin ser pastor se convirtió en un guía en los difíciles años que decidió vivir y enseñar en El Salvador.

Teólogo Filosofal.

Como filósofo fue discípulo de Xavier Zubiri a quién él mismo definió como un “filósofo teologal” algunos estudiosos tomando esto dicen de Ellacuría que fue un “teólogo filosofal”.

Toda su vida la dedico a darle una fundamentación filosófica a la llamada teología de la liberación, tal vez como nadie le da un marco teórico fuera de la teoría marxista que hoy sería interesante recuperar en los escritos teológicos latinoamericanos.

¿Qué es la teología?

Tal vez uno de los mayores aportes de Ellacuría a la teología es definirla como un “momento ideológico de la praxis eclesial”, definición que después ampliaría pero desde ella misma ya nos da mucho que pensar:

Un momento.

La modestia e importancia de la teología queda plasmada en una sola palabra, que define la humildad “solo un momento” Es decir, algo no eterno, pero también la necesidad “UN MOMENTO” es decir algo que no se puede dejar de lado.

Ideológico.

No en el mal sentido de la palabra por supuesto, Ellacuría sabe del peligro de las ideologías que ciegan a los hombres (recordemos los tiempos en los que vive).

Sin embargo, al usar esta palabra el jesuita admite y advierte sobre la realidad de que todos tenemos nuestras ideologías que plasmamos al hacer teología.

Praxis eclesial.

Quizás el momento más complicado de la definición y que ha sido más mal interpretado por ciertas tradiciones de la teología de la liberación y sus contrincantes.

La praxis eclesial para Ellacuría es la “puesta en camino” de los creyentes que se manifiesta en la forma de vida del seguimiento de Jesús.

Para Ellacuría pues, la teología es la reflexión teórica y científica del caminar eclesial,  el trabajo teológico tendrá la tarea de

“hacer creíble en una situación determinada la totalidad del mensaje cristiano”.

Ellacuría y los pobres.

Pero sería un desastre pensar que Ellacuría muere por sus reflexiones teológicas y filosóficas solamente, la realidad es que él muere por vivirlas hasta el final, especialmente entre los pobres a los que considera: “el signo de los tiempos más importantes”.

No se crea que Ellacuría romantizaba la pobreza como, lamentablemente lo han hecho algunas ramas de la teología, sino todo lo contrarío, pide “bajar de la Cruz al pueblo crucificado”

Ellacuría ve en los pobres el lugar más apto para encontrar a Cristo en la historia, la continuación del Cristo crucificado y se pregunta ¿qué podemos hacer por Cristo hoy.

Cada hombre debe “hacerse cargo de la historia” en su caso, viviendo en El Salvador, se hizo cargo de los oprimidos, los que sufrían, los que no tenían voz, y murió por ellos.

Ignacio Ellacuría hoy.

Es una alegría que en las universidades latinoamericanas cada vez más se está recuperando el pensamiento de Ellacuría, sin embargo aún falta más.

Desde la teología me encantaría que todos pudiéramos tener siquiera un poco de la seriedad metodológica unida a la pasión de vida de Ellacuría, si así fuera la teología, y el reino, crecerían cada vez más.

A treinta años de su martirio Ellacuría sigue hablando, desafiando a propios y extraños a hacernos cargo de nuestras realidades ¿qué realidad estoy viviendo? ¿Qué puedo hacer por el pueblo crucificado hoy?

Suscripción.

Amigos, no olviden que pueden suscribirse al blog gratuitamente en el siguiente botón con lo que recibirán un regalo. 

También pueden suscribirse por una cuota mensual (la primera es gratis) y recibirán todos los días un devocional realizado desde el texto griego y cada mes un material para profundizar en el estudio bíblico.

Como siempre gracias por leer, comentar y compartir, síganme en redes sociales para estar más cercanos y saber que tipo de material les gustaría que se incluya en este blog, Bendiciones a todos!

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 8