Job y un Dios que no da respuestas.

Photo by Feliphe Schiarolli on Unsplash

5 lecciones del libro de Job para hoy.

Hace unas semanas terminé de leer el libro de Jesús Arsumendi: «Job,experiencia del mal, experiencia de Dios» de editorial verbo divino que sin ser una obra monumental al menos sale de las típicas lecturas del libro y hace reflexiones interesantes para aquellos que empiezan en el estudio de esta maravillosa obra de arte.

Ligado a esto en la facultad estamos haciendo práctica de hebreo con el libro de Job así que lo traigo mucho en mente, y es que es un libro para ser disfrutado, leído y releído, aquí les dejo 5 motivos por los que habría que leerlo:

1.-Job nos muestra un Dios inabarcable.

El sueño de muchos teólogos y biblistas es llegar a conocer todo de Dios, que nunca exista una pregunta que no podamos contestar y poder encerrar todo el actuar histórico de Dios dentro de un sistema, todas estas pretensiones se nos caen pasando medio día con un niño preguntón.

El libro de Job nos muestra que esto no es un fracaso de nuestra parte sino parte de la vida misma: Dios es inabarcable para nuestros pensamientos, cada uno de los amigos de Job pensaba que sabía cómo «funcionaba» Dios, al final ningún sistema basta, Dios condena el intento de cada uno.

2.- Job nos pone cara a cara con el dolor injusto.

«La vida es bella» es el titulo de esa hermosa película que muestra una de las épocas mas tristes de la historia de la humanidad, ironía que ya se nos muestra en el libro de Job: el Justo sufre y no lo hace porque lo merezca sino porque «le toca».

Vivimos en una sociedad triunfalistas y de autoayuda donde pensamos que aquel que sufre es porque lo merece, ya sea porque pecó o porque no se ha esforzado lo suficiente para salir adelante, Job nos muestra que el dolor se ubica muchas veces fuera de la moral y del esfuerzo.

3.-Job contra la teología de la prosperidad.

Ligado con el punto anterior está la teología de la prosperidad, esa teología cuya premisa es que si tienes fe deberías ser rico, (no muy alejado de los que creen que si te va mal es porque no estás en la voluntad de Dios), en Job conocemos un personaje que Dios mismo reconoce como justo y sin mancha y eso no lo salva del sufrimiento.

4.-Job, una historia sin final feliz.

Yo sé que en el libro todo acaba bien para Job, sin embargo ese final es tan patético que los biblistas se preguntan si debería estar en ese lugar, no nos quedemos en la narración de Job, leamos los poemas y encontrémonos que el final no puede ser el mejor.

Hoy los finales no siempre son buenos, «todo funciona para bien» decimos pero los niños mueren de hambre y cancer, «Dios tiene un plan» confesamos pero la pobreza sigue creciendo y las mujeres siguen siendo asesinadas y violadas, Job nos pone de frente a esa realidad, no toda historia tiene un final feliz.

5.-Job y el Dios que no responde.

Dios parece responder a Job pero le responde justamente lo que no preguntó, en lugar de contestarle sobre su dolor le da una clase de biología, ¿de qué le sirve a Job recordar cosas en las que ya creía y no tener una respuesta para su dolor?

Más que ver a Dios en el libro hay que ver a Job, un Job que maldice,que se enoja, que juzga al mismo Dios pero que nunca pierde su fe en él, el libro se trata de Job, se trata de los que sufren, de los que quieren gritarle en la cara a Dios, de los que a pesar de todo siguen pensando que Él existe…

 

Eso es todo por hoy, si les gusta este tipo de publicaciones le recomiendo esta anterior sobre Jonás, les recuerdo que pueden seguirme por redes sociales donde podremos interactuar más directo, gracias por leer y compartir  

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 2 = 12