La ascensión de Jesús, tiempo de esperar y actuar

La ascensión de Jesús

Texto:

“Entonces los que estaban reunidos, le preguntaban, diciendo: Señor, ¿restaurarás en este tiempo el reino a Israel? Y El les dijo: No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad; pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. Después de haber dicho estas cosas, fue elevado mientras ellos miraban, y una nube le recibió y le ocultó de sus ojos. Y estando mirando fijamente al cielo mientras El ascendía, aconteció que se presentaron junto a ellos dos varones en vestiduras blancas, que les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, vendrá de la misma manera, tal como le habéis visto ir al cielo.”
‭‭Hechos‬ ‭1:6-11‬ ‭LBLA‬‬

Introducción:

Cuando leemos la narración de la ascensión de Jesús, especialmente en la narración de Lucas, no podemos más que acordarnos de otros personajes que fueron llevados al cielo por medio de una nube, en el A.T. Ya tenemos a Enoc (si bien en Génesis no se narra la manera, en la cultura popular a través de los libros apócrifos se creía que fue por una nube) y a Elías que fue llevado por una carroza de fuego.

Pero no solo eso sino que extra bíblicamente también hay innumerables personajes de los cuales se narra su ascensión al cielo sin ver la muerte, desde la mitología griega con Hercules hasta algunos emperadores romanos que reafirmaban así su supuesta deidad.

¿Por qué entonces es especial la ascensión de Jesús? ¿Qué tiene para decirnos hoy en día una historia que parece más bien una copia de muchas otras más?

I.- La ascensión es un tiempo de preguntas sin resolver.

Para los discípulos de Jesús el tiempo de la ascensión es un tiempo de peguntas sin resolver “¿cuándo restauraras el reino de Israel?” Le preguntan a Jesús, desean que les cumpla sus sueños antes de irse con el Padre, “no les corresponde a ustedes saber”, ¿cuántas otras preguntas han quedado sin respuestas a lo largo de los siglos? ¿Cuántos sueños aún no se ha cumplido y solamente le preguntamos a Jesús “¿cuándo?”?

Muchos quisiéramos las respuestas a nuestras preguntas, saber los tiempos de Dios que nos dicen que son perfectos pero que no soportamos que sigan así, “Señor, te amamos, pero ¿cuándo vas a cumplir nuestros sueños?”

II.-La ascensión es un tiempo de espera.

Aunado a esto, el tiempo de ascensión es un tiempo en donde el Señor nos enseña a esperar, “pero cuando venga el Espíritu Santo”, el mismo escritor pero en el evangelio de Lucas pone en boca de Jesús lo siguiente: “permaneced en la ciudad hasta que seaís revestidos con poder de lo alto” (Lc. 24.49), esto implica un periodo de tiempo, implica una espera.

A veces es muy fácil seguir al Señor en tiempos de actividad, en tiempos de persecución muchos daban la vida por él, pero en tiempos en los que solamente hay que esperar ¡qué díficil se vuelve el cristianismo! En la ascensión el Señor nos dice que la espera muchas veces es la mayor muestra de fe que podemos tener, esperen que el Espíritu Santo va a actuar, espera que el Espíritu Santo te va a consolar, espera que el Espíritu Santo te va a usar.

III.-La ascensión es un tiempo de actuar.

Sin embargo, las preguntas sin respuestas y el tiempo de espera no significa en la ascensión que el cristianismo se trate de una espera pasiva en la que nos quedamos sin hacer nada “¿qué hacen ahí parados?” Les preguntan los dos hombres a los discípulos “¡dejen de mirar al cielo y empiecen a actuar que ese mismo Jesús volverá!”.

¿Hay preguntas de las cuáles aún no tenemos las respuestas? Claramente sí, ¿es díficil esperar cuándo no vemos al Jesús presente? Evidentemente, sin embargo, a pesar de todo esto sabemos que el Espíritu Santo está con nosotros y en nosotros y nos mueve a actuar, nos mueve a amar, nos mueve a predicar y ese mismo Espíritu Santo nos reúne en torno a la mesa del Señor desde la cual podemos todos llamarnos hermanos.

sígueme y dame likes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *