No violencia ¿posible?

Jesús y la no violencia

¿Es posible la no violencia en un mundo injusto?

Hoy se conmemora en el mundo el día internacional de la no violencia y como si mi querido México tuviera que estar siempre en el filo de las ironías nosotros recordamos con tristeza y enojo la matanza del 68, tristeza por lo pasado y enojo porque no estamos lejos de que vuelva a pasar.

El día se celebra en el mundo en conmemoración del nacimiento de Mahatma Gandhi quien él mismo consideró a Jesús como un ejemplo a seguir en su lucha pacifista ¿qué podemos aprender de Jesús?

Jesús entendió los diferentes tipos de violencia.

Hay un problema de base en aquellos que no comprenden las marchas, protestas y otra clase de movimientos y es que no entienden qué hay más de un tipo de violencia y la más grave es la violencia estructural.

Jesús comprendió que la mujer era violentada no solo físicamente sino psicológicamente y socialmente, así también los pobres y los leprosos, símbolos de los oprimidos sociales.

Jesús denunció la violencia.

En el fondo de la predicación de Jesús, definida por el evangelio de Lucas como el llamado a un nuevo jubileo y en Marcos como la llegada del reino de Dios, está la denuncia a la violencia causada por las injusticias sociales.

Cada domingo los pastores evangélicos tienen una audiencia que ya quisiera cualquier político ¿por qué no denunciar las injusticias sociales desde el púlpito? No se trata de hacer partidismo, pero no podemos ser ciegos a las injusticias.

Jesús opta por la no violencia.

La escena del arresto de Jesús en Lucas es clara, si bien los seguidores de Jesús estaban armados Jesús opta por sanar la oreja cortada del siervo del sumo sacerdote.

En esta escena simbólica Jesús reconoce que en un sentido todos somos víctimas de la violencia (lo cual no justifica a nadie) que necesitamos ser sanados y liberados por el amor.

¿La iglesia opta por la no violencia?

La respuesta parecería ser sencilla, ninguna iglesia apoyaría abiertamente la violencia física, incluso hacen declaraciones en contra de cada marcha que se convierte en violenta.

Sin embargo habrá que ir más a fondo ¿podemos decirnos no violentos cuando apoyamos políticas y leyes que de fondo violentan la libertad y los derechos humanos? ¿Somos no violentos cuando promovemos estructuras donde solo unos pocos tienen poder? Dejo abierto el debate.

Suscripción: 

Les sigo recordando que ya está disponible la suscripción a este blog para recibir mi newsletter de forma totalmente gratuita y además una opción para apoyar este ministerio y recibir material extra.

También los invito a seguirme en redes sociales como facebook, Instagram y Twitter en donde estaré compartiendo diferente material y reflexiones, gracias por su apoyo de siempre!

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 1