Predestinación

La pelea que menos me gusta y más ha estado de moda en los teólogos de redes sociales desde hace tiempo: (pseudo) calvinistas vs. (Pseudo) Arminianos, el tema favorito de los dos: la predestinación, ¿estábamos predestinados cada uno al cielo o al infierno desde antes de nacer? ¿O cada uno tiene la posibilidad de elegir en vida si acepta la gracia o la rechaza?  ¿Y en el fútbol? ¿pude haber sido hincha de otro equipo que no fuera tigres?

La serpiente en el jardín (de niños)

Yo era muy joven cuando esto pasó así que algunos detalles serán más estilísticos que reales pero el fondo de la historia es real:

Sucedió en el jardín de niños, ese hermoso tiempo en el que lo único que te preocupa es aprender a tomar correctamente las tijeras (algo que por cierto nunca aprendí) y hacer cada día nuevos amigos y, estoy seguro de esto, algunos de los peores enemigos que jamás tendrás en tu vida.

En ese tiempo la serpiente del paraíso entró al aula y a base de mentiras convenció a la profesora que la mejor idea para el desfile en el que teníamos que participar era vestirnos con el uniforme del equipo “de la ciudad”, hacernos cantar su himno y caminar mientras  algunos botaban un balón y otros movían unos bombones de color azul y blanco.

¡Azul y blanco! Exactamente como se lee: a pesar de estar ubicado en Guadalupe; ciudad históricamente reconocida por ser tigre (y que lo seguirá siendo aunque nos hayan impuesto en lugar del corazón ecológico de la ciudad,  la nueva casa del equipo rival)  a esta profesora se le ocurrió que el equipo que nos representaba era nada más ni nada menos que los rayados de Monterrey.

Seguramente no me creerán pero en mi mente todavía resuena la primera estrofa de su himno “debemos defender nuestra divisa, y el alma que hay en nuestra institución, hacer de nuestros hijos deportistas, que honren a su club y a su nación”, más allá de eso,  aún puedo recordar como ciertos familiares hacían burla del himno cambiando la letra por algo que iniciaba con “debemos remendar nuestra camisa…” y cómo yo, inocente como era, defendía la verdadera letra con todas mis fuerzas e incluso llegaba a enojarme cuando lo hacían.

“… aun estando muertos en delitos y pecados…” 

Hay muchas cosas que me quedaron del jardín de niños para la posteridad, estoy seguro que aprendí a seguir instrucciones, a empezar a ser responsable, aprendí mis primeras letras y muchas leyes de la amistad, sin embargo a pesar de que mi mente era muy moldeable en ese tiempo, los colores y la letra de ese himno no pasó de mi mente a mi corazón ¿estaba predestinado a ser de Tigres desde antes de la fundación del equipo? ¿Fui lo suficientemente inteligente para saber elegir a pesar de que en mi familia el fútbol no se vivía en ese tiempo con la pasión que se vive ahora? 

Que los teóricos se maten en sus debates, últimamente se han puesto de moda los “calvinistas” que dicen “no lo herede, nací tigre” cómo si eso los hiciera más tigres que los que nos convertimos en la infancia o los que siendo adolescentes o adultos se enamoraron del equipo, por otro lado los “arminianos” me felicitarán por mi decisión como si a tan temprana edad hubiera podido razonar como lo hago hoy, como si enamorarse de un equipo de fútbol se pudiera elegir razonablemente.

En ambos casos, en la teología y en el fútbol, ambos bandos tienen algo de razón, y algo de equivocación, yo lo único que sé es que, ya sea por decisión o por predestinación, soy cristiano y soy tigre y esto significa que debo vivir de forma radicalmente  diferente a los demás, ya lo dijo Jesús: “el que quiera venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo , tome su cruz y me siga ” y ya lo venimos diciendo desde hace tiempo en las gradas y fuera de ellas: “Tigres no es para cobardes”.

sígueme y dame likes!

Comentarios

    1. Autor de la
      Entrada
      Alexeiv03

      Esta serie la hago de juego jajaja, ya algún día escribiré algo serio sobre mi opinión del tema de la predestinación 🙂 gracias por el apoyo siempre 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *