Relaciones que bendicen.

Relaciones que bendicen
1 Tesalonicenses 3.1-13

Relaciones que bendicen. predicación 1 Tesalonicenses 3.1-13.

texto

Esta semana ha sido de buenas noticias, una de ellas es que después de un tiempo me volveré a reunir con mi mamá y mi papá en diciembre ya que nos encontraremos en Brasil donde pasaremos algunos días con la familia de Gabi.

Creo que cada año entiendo más a Pablo y su sufrimiento por no poder estar presente en cada una de las comunidades que había fundado y que amaba con todo el corazón, esto le pasaba con Tesalónica.

En el texto leído esta semana vemos que a raíz de esa desesperación por tener noticias de los suyos Pablo envía a Timoteo, el texto es un ejemplo de como son las relaciones que bendicen.

Las relaciones que bendicen fortalecen.

En los primeros versículos se nos señala el propósito de la visita de Timoteo: Fortalecer y alentar la fe de los de Tesalónica, aquí me pregunto: ¿mi visita a la vida de alguien fortalece y alienta su fe o los deja más desanimados?

Pablo tenía miedo de que en su ausencia la comunidad fuera tentado y apartados de la fe, sin embargo, a su vuelta Timoteo trae buenas noticias, la realidad es que en la fe nunca estamos lejos, las oraciones nos fortaleces siempre.

Relaciones de alegría por el otro.

Lo anterior me hace creer que Pablo era un poco arrogante al pensar que la comunidad sin él no podría prosperar, pero también me doy cuenta de su humildad al alegrarse de lo que esta ha logrado en su ausencia.

La alegría de Pablo es tan grande que lo define como «volver a vivir», ¿será que me puedo alegrar tanto de los éxitos de otros en donde yo no tuve nada que ver? cada líder debe darse cuenta que no es indispensable en la obra de Dios sino que es usado solo por gracia y amor.

Relacione santas.

La oración de Pablo al final del capítulo es hermosa: 

«Que el Señor os haga crecer y abundar en amor para con otros y para con todos, como también nosotros lo hacemos para con vosotros, a fin de que él afirme vuestros corazones irreprensibles en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de nuestro Señor Jesús con todos sus santos».

El final de la vida cristiana y de toda relación es la santidad delante de Dios, pero ¿Cómo llegar a la santidad? si creemos que la santidad es obedecer mandamientos o no pecar es imposible.

Pero Pablo muestra otro camino: el camino del amor, si el amor abunda en nuestras vidas, empapa todo lo que hacemos y decimos entonces seremos santos

Conclusión:

Antes de dormir cada día pensemos: ¿ayudé a alguien a crecer, me alegré con sus éxitos y nuestro amor abundó mucho más? una respuesta positiva nos hará dormir con alegría.

Blog.

Amigos, estoy muy feliz de poder seguir compartiendo con ustedes este blog, les agradezco sus lecturas, comentarios y obviamente sus suscripciones, si todavía no lo haces hazlo acá y recibirás un material de estudio de regalo! 

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

84 + = 85