Un hermoso lío

Escribo desde la facultad de teología, a falta de tiempo y wifi en casa aprovecho una clase aburrida para contarles un poco de lo qué pasó ayer en el primer merendero del nuevo cuatrimestre.

Dios está en la puerta e insiste.

No venía siendo un día sencillo, por la mañana entrega de llaves del antiguo departamento, el que fue nuestro pedacito de cielo por dos años, por la tarde una reunión que me hizo salir luchando con el desánimo.

Norita.

Pensando en esto y apresurado llegué a abrir la iglesia, en la puerta estaba Norita, una señora con discapacidad visual que cuida a su madre con cancer terminal y que nunca falta a la escuela dominical.

Norita me esperaba para explicarme su falta del domingo, preguntarme por la colonia de invierno y comentarme sobre la gente que ha invitado a otras actividades de la iglesia, antes de abrir la acompañé a su casa, el ánimo ya era diferente.

Jesús a la puerta.

Volviendo vi un pequeño grupo reunido frente a la puerta: niños que no conocía y padres preguntando por el merendero y la ayuda escolar, los dejé pasar rogando a Dios que llegaran rápido mis amigos de la iglesia, esa familia que Dios va formando para servirle.

Casi al lado mío llegó Carmen que tomó la posta de preparar la leche y la comida mientras yo intentaba entretener a los niños (me divertía jugando fútbol en la cancha).

Un ejército de amor.

No hay palabra de agradecimiento para todos los que cooperaron ayer y cooperan siempre, aunque sé que no les gustará pues lo hacen por Dios quiero mencionar algunos:

Carmen: siempre fiel y lista para el servicio y con alguna anécdota y carcajadas que alivianan hasta los momentos más tensos.

Caty: Incansable servidora, pilar de la iglesia y del merendero, imposible agradecer lo suficiente lo que significa para nosotros.

Nela: increíble la energía, disposición y madurez en una sola persona, siempre con una palabra y solución para todo.

Celia: Se ha convertido en la abuelita de los niños, ayer llegó Justo con su bandeja de buñuelos cuando más la necesitábamos.

Crystal: Pocas veces he conocido a alguien con tanta facilidad para hablar con la gente y compartir el evangelio, ojalá todos tomemos de tu ejemplo y pasión.

Irvin: Aunque no congregas con nosotros viene a apoyarnos, un verdadero amigo “carnal” que sé que nunca me deja abajo cuando lo necesito.

Pri: Visitaste por primera vez el merendero y te tocó dar clases de matemáticas, esperamos compartir más seguido de tu alegría y que por medio de tu amor los niños conozcan no solo números sino a Jesús.

Gabi: Ni hablar, mi compañera de vida y locuras, la que me anima a seguir adelante pero también me corrige cuando estoy siendo un terco orgulloso, sin ti nada sería posible, tu compañía es el mejor regalo que Dios me ha dado.

Mucho lío, mucho amor.

No somos los mejores haciendo lo que hacemos pero la inexperiencia la cubrimos con amor, las diferentes actividades las pueden ver en las fotos, pero si de verdad quieren vivirla los invito a visitarnos.

También si quieren ser parte pueden ayudar con sus oraciones y donativos, pónganse en contacto conmigo y nos ponemos de acuerdo, gracias por todo.

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

51 + = 58