Un liderazgo con sentido.

Un liderazgo con sentido

Sermón de 1 Tesalonicenses 2.1-8.

Introducción: Después de una semana en donde conmemoramos la reforma protestante, de la cual no me siento heredero, me parece importante hablar sobre el liderazgo en las iglesias.

Ha sido un mal liderazgo el que ha llevado a la iglesia a separarse, y hoy en día, han sido los malos liderazgos los que han alejado a la gente del evangelio, ¿qué tiene Pablo que decirnos sobre el liderazgo?

I.-Un liderazgo con sentido tiene oposición.

Según Pablo, en el versículo 1, la visita que ellos han realizado a la comunidad de Tesalónica no ha sido “en vano” o sin sentido ¿cómo podemos saberlo?

En primer lugar Pablo apela al conocimiento de la iglesia, ellos “Saben” (verbo que se repite en varias ocasiones) las tribulaciones y dificultados que han tenido que pasar al predicarles el evangelio.

Estás persecuciones, al contrario de lo que muchos piensan y predican, no llegaron siempre desde fuera, sino desde dentro de la comunidad cristiana, de aquellos que querían conservar un tipo de cristianismo que no afectaba el status quo de nadie.

La oposición al evangelio solo se da cuando este afecta las estructuras de dominio, tanto fuera como dentro de la iglesia.

II.- Un liderazgo sin sentido busca agradar al hombre.

En segundo lugar el apóstol recurre al conocimiento divino: El nos puso a prueba y el conoce las intenciones del corazón de cada uno.

“No agradar a los hombres” no se refiere a pelearse con todos, sino a aquellos hombres que mantienen al otro en dominio y opresión por medio del miedo y la manipulación.

Cuando el liderazgo sabe que es a Dios a quien le rinde cuentas no le tiene miedo a la opinión de unos cuantos, solo de esta manera podemos tener un liderazgo sano, voluntario y firme.

III.Un liderazgo con sentido se entrega por amor.

Es lamentable la cantidad de “líderes” que buscan poder, dinero o gloria, pero al momento de pedirles entrega no se pueden ni levantar temprano.

Para Pablo, su liderazgo no fue vano porque no solo entregaban el evangelio sino que entregaron sus mismas vidas ¿podría yo decir lo mismo de mi liderazgo?

Conclusión:

Si algo nos enseñó la reforma es que tenemos que estar siempre cuidadosos de nuestra formas de liderazgo, no vaya a ser que apoyemos relaciones de opresión y dominio contrarias al evangelio de Jesucristo.

Y tú ¿Cómo vives el liderazgo dentro de tu iglesia? ¿Es un liderazgo con sentido o sin él?

Suscripción:

Amigos, gracias por siempre estar atentos al blog, los invito a suscribirse en cualquiera de las modalidades acá y recibirán una sorpresa.

También los invito a seguirme en las redes sociales para estar más cercanos y saber qué tipo de material les gustaría leer y aportar, muchas bendiciones a todos!

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

40 − 35 =