Una familia a la mesa de Jesús

Texto

Mientras él hablaba a la multitud.
He aquí la madre y los hermanos de él estaban afuera deseando hablar a él.
Entonces alguien dijo a él
He aquí tu madre y tus hermanos están afuera queriéndote hablar.
Y él contestó al que se lo decía:
¿quién es mi madre y quienes son mis hermanos?
Y extendiendo su mano sobre sus discípulos dijo:
He aquí mi madre y mis discípulos:
cualquiera que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos ese es mi hermano y mi hermana mi madre.

Introducción 

La familia, no hay nada que amemos más y al mismo tiempo no hay nada que nos da más problemas ¿no es así? En México existía un programa muy famoso que se llamaba “hasta en las mejores familias” donde algunas familias iban a “resolver” sus conflictos ¿por qué tenía tanta popularidad?

Además del morbo que generaba, yo creo que había algo un poco más profundo en la decisión de los televidentes de verlo y era la necesidad de constatar que otras familias tenían problemas peores que la suya “el mal de muchos es consuelo de tontos” dice el refrán.

¿Qué de la familia de Jesús? El pasaje que acabamos de leer no los deja lo mejor parados, parece ser que de haber existido ellos mismos podrían haber ido a parar a “hasta en las mejores familias” ¿qué tiene este texto qué decirnos a nosotros?

I.- Jesús nos invita a entrar a la comunidad de su familia.


El texto se conecta con el anterior el cual es un discurso de condena de Jesús contra el Israel que no ha creído en él, mientras aún está hablándoles (el texto no ha dicho dónde está pero en 13.1 dirá que está en una casa) se acerca la familia y se para afuera de la casa esperando poder hablar con Jesús.

Y aquí está el problema, no se puede esperar tener autoridad sobre Jesús solamente por ser parte de su familia de sangre, en el reino de los cielos no hay nepotismo, mientras la familia se detiene afuera de la casa y desde ahí llama a Jesús, este espera que entren a la casa, entren a tener una verdadera relación con él no basada en las convenciones culturales de la época sino en el espíritu de amor.

II.-La familia de Jesús está bajo su cuidado y protección.

La narración es muy sencilla y repite una oración varias veces la mención a la madre y a los hermanos, una pequeña introducción antes de cada ocasión solamente interrumpido dos veces, una por una acción de Jesús y la otra por la conclusión de lo dicho por Jesús.

La primera interrupción al orden de la narración se da con Jesús “extendiendo” su mano sobre los discípulos, mientras que en la narración paralela de Marcos el evangelista pone a Jesús mirando alrededor de él y abarcando a todos los que están ahí, en Mateo se cierra en “los discípulos”.

Poner la mano sobre alguien en Mateo ha tenido diferentes significados ,Jesús extiende la mano para sanar a los enfermos, para rescatar a Pedro de las aguas, para bendecir el pan, en fin, podríamos concluir que representa la protección amorosa de Jesús sobre aquellos que considera sus discípulos.

III.- La familia de Jesús se define por la obediencia libre y amorosa al Padre celestial.

Hay un detalle que no ha pasado desapercibido para muchos y es el hecho de que el padre de Jesús, José, no aparezca en la narración, se han dado explicaciones históricas como la muerte prematura del mismo, la cual puede ser razonable, sin embargo en el evangelio de Mateo hay una razón más importante y es que el único padre es el Padre celestial.

¿Por qué es tan importante esto? Porque en una sociedad heteropatriarcal la idea de “padre” había cambiado radicalmente a la planeada por Dios, “padre” era el que dominaba y mandaba sobre los demás en su casa que tenían que obedecerle sin hacer ningún tipo de oposición, en este contexto el evangelista no quiere ese modelo para la iglesia.

Sin padre terrenal solo hay madres, hermanos y hermanas en la iglesia, los cuales son aquellos que hacen la voluntad del Padre que está en los cielos, el cual no es un Padre que domine sino un Padre que ama, el pasaje nos llama a una obediencia libre y amorosa basada en el amor del Padre y no en el miedo a cualquier autoridad humana, incluida las de la iglesia.

Conclusión

Jesús extiende sus manos sobre los discípulos simbolizando así su eterna protección “yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo”, estos obedecen gozosos al Padre que los ama, ese Padre que Jesús nos ha revelado como un Padre preocupado por las necesidades de sus hijos y así se forma una nueva familia, una nueva familia a la que tú estás invitado, te invito a orar y compartir la cena del Señor con tu nueva familia.

 

 

sígueme y dame likes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *