Una Vigilia carismática

La Iglesia de los carismas.

Antes de que empiecen a pensar con el título “Alex ya se hizo pentecostal” o “La iglesia de Villa Crespo se fue con los renovados” déjenme explicar (con todo respeto para mis amigos pentecostales o bautistas renovados, ustedes me conocen que soy más de los tradicionales).

¿A qué me refiero con la iglesia carismática? Es ese el nombre que se le da al primer estadío de la iglesia primitiva antes de la institucionalización de la misma, este estadío puede ser estudiado tanto en el libro de Hechos y en las primeras cartas de Pablo.

Características de la iglesia carismática.

La gran diferencia entre la iglesia carismática y la iglesia institucionalizada a la que estamos lamentablemente tan acostumbrados es la falta de una estructura piramidal y la libertad de compartir los dones (carismas) que Dios le da a cada uno.

Este tipo de iglesia tenía una estructura tan débil que la caída de un solo hermano podía afectar realmente a toda la comunidad, tan débil era la estructura que rápidamente se tuvo que institucionalizar para “asegurar” su futuro.

¿Una iglesia carismática hoy en día?

Como lo he compartido en otras ocasiones, no estoy de acuerdo con aquellos que idealizan la iglesia primitiva y quieren volver a ella, sin embargo hay un par de cosas que, sin perder nuestro orden, podríamos aprender y estamos aprendiendo en Villa Crespo.

Para los que no conocen nuestra comunidad les invitó a visitarnos en Villarroel 1259, Villa Crespo, Buenos Aires, Argentina, por lo pronto les cuento que somos una pequeña comunidad que sueña no con el crecimiento numérico sino con el crecimiento del amor que podemos mostrar al mundo (los números vienen como consecuencia).

Vigilia de Pascua.

El sábado pasado tuvimos nuestra primera vigilia pascual, la idea era estar desde las 19 horas hasta las 6 am del domingo de pascua, hora en que celebramos nuestro desayuno pascual ¿una noche entera orando?¿algunos ayunando? ¿A alguien se le ocurre una actividad con menos rating?

Para mí, la actividad comenzó más temprano cuando dos hermanas voluntariamente llegaron a limpiar los baños, siempre el servicio que no se ve es el más necesario.

A las 20 éramos solo cinco personas, un tanto desanimados por la falta de respuesta pero listos para empezar, pronto se empezaron a acercar más hermanos hasta llegar en un momento a ser en algún momento doce personas, para una iglesia con reuniones normales de quince personas era todo un logro, ¡hora de empezar a orar!

La libertad y el orden del Espíritu.

Lo primero que quise compartir con mis hermanos fue: “si bien tengo un orden pensado, siéntanse libres de compartir lo que el Espíritu Santo les ponga en el corazón, si es un testimonio, una lectura o una canción, todos estamos dispuestos a escucharlo, tiempo tenemos de sobra”.

Y así fue como una reunión de toda la noche para la que sinceramente estaba un poco nervioso de como “quemar tiempo”se llevó a cabo completamente fácil mientras cada uno compartía lo que Dios ponía en su corazón, escuchamos testimonios, alabanzas y lecturas.

Estamos tan acostumbrados a tener todo planeado que no permitimos al Espíritu Santo sorpréndenos, si él se atreviera a cambiar algo de nuestros cultos seguro nos enojaríamos por tener que modificar nuestros programas o protagonismo.

Sorpresas del Espíritu Santo.

Cuando pensamos que ya no vendría nadie más el timbre de la iglesia nos sorprendió justamente cuando cantábamos “levanto mis manos”, afuera se encontraban Patricio y Virginia junto con el “bebé de la iglesia” Bernardito, les explico por qué la sorpresa.

Patricio y Virgina son una pareja grande que acaban de tener a Bernardito, un niño sano y gordito, lo cual ya por si solo sería un milagro de Dios, a eso se le suma que Patricio, ex militar, tiene 15 años batallando con Párkinson, enfermedad que le ha hecho perder muchas cosas pero no su fe en Dios.

Salí a ayudarlos a entrar y Patricio se encontraba sin poder moverse “es el diablo que no quiere que entre” me decía, “no te preocupes, adentro estamos orando y cantando” le dije, se agarró de mi hombro y entró cantando felizmente mientras a varios se nos salían las lagrimas.

Orando y Laburando.

Dios nos dió muchas sorpresas de ese estilo pero si algo nos estuvo dando toda la noche fue la seguridad de que vamos por un buen camino con los planes de trabajo para este año, específicamente con la apertura del merendero comunitario.

Mientras Dios nos repetía que él es nuestro Padre nos dábamos cuenta de cuántos niños hay que no tienen un padre terrenal que les muestre amor y orgullo y lo necesario que será que nosotros les mostremos el amor del Padre, no se trata solo de alimentar el cuerpo sino también el corazón.

Desayuno Pascual.

A las 5:30 llegaron dos personas más y justo a las 6 am comenzamos nuestro desayuno pascual “¡Cristo ha resucitado!” “¡Verdaderamente ha resucitado!” (¡Cómo amo decir eso!). Había comida de sobra y la felicidad de saber que nuestro Señor es el resucitado nos llevó a celebrar sabiendo que tenemos la responsabilidad de anunciar y hacer real este mundo nuevo de amor y solidaridad.

Así terminamos nuestra vigilia, sin grandes luces, sin micrófonos, algunas canciones las cantamos ayudados por videos de YouTube, cada uno llevó lo que podía, sin lujos, pero con la presencia del Espíritu Santo, la más importante para una iglesia que está viendo hacía el futuro sin perder de vista el presente, bendiciones a todos y gracias por compartir.

sígueme y dame likes!
error

Comentarios

  1. olga manzanares ríos

    realmente el leerte, me deja con lágrimas cayendo en mi rostro. Dios está obrando y seguirá obrando, solo nunca pierdan la vista en El y nunca sean los «protagonistas». mi hijo «carismatico»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 39 = 40