Corriendo para ganar…aunque pierdas.

Hemos llegado al último día del campamento de adolescentes Somang, después de 4 días de compartir con un maravilloso grupo hoy tendré la última predicación, por lo pronto les dejo la tercera de cuatro, espero la disfruten y, aunque está dirigida a adolescentes a muchos les pueda ser de bendición

Introducción:

En mi primera carrera de 21 K tuve un resultadazo, creo que quedé en el lugar 4236, llegué a la iglesia después de haber corrido, orgulloso con mi medalla y todos preguntaban: “¿ganaste?” Y yo les contestaba sonriendo“¡Quedé en el lugar 4236!”, nunca vi a gente más asombrada por mi felicidad.

Pero no se burlen, solo fue mi primera carrera, después de unas cuantas mi condición ha mejorado, en la última que participé ¡quedé cerca del 2325! ¿Será que la próxima vez llegaré a estar entre los primeros mil? ¿Por qué correr si sé que nunca voy a ganar?

Texto:

“¿Y qué más diré? Pues el tiempo me faltaría para contar de Gedeón, Barac, Sansón, Jefté, David, Samuel y los profetas; quienes por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia, obtuvieron promesas, cerraron bocas de leones, apagaron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada; siendo débiles, fueron hechos fuertes, se hicieron poderosos en la guerra, pusieron en fuga a ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron a sus muertos mediante la resurrección; y otros fueron torturados, no aceptando su liberación, a fin de obtener una mejor resurrección.

Otros experimentaron vituperios y azotes, y hasta cadenas y prisiones. Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos a espada; anduvieron de aquí para allá cubiertos con pieles de ovejas y de cabras; destituidos, afligidos, maltratados (de los cuales el mundo no era digno), errantes por desiertos y montañas, por cuevas y cavernas de la tierra.

Y todos éstos, habiendo obtenido aprobación por su fe, no recibieron la promesa, porque Dios había provisto algo mejor para nosotros, a fin de que ellos no fueran hechos perfectos sin nosotros.”
‭‭Hebreos‬ ‭11:32-40‬ ‭LBLA‬‬

Espero que hayan leído hebreos 11 completo después de dos días enteros de campamento, como ya vimos quienes destacan por la cantidad de versículos son Abraham y Moisés, sin embargo llegando al versículo 32 el escritor toma aire con un “¿y qué más diré?” Y escupe lo que pareciera ser un rap, el rap de la fe, el cual también divide en dos grupos de personajes de los que quiero hablarles hoy:

I.-la fe puede llevarte a victorias extraordinarias.

El primer grupo lo conforma Gedeón, Barac, Sansón, Jefté (estos cuatro presentes en el libro de los jueces por si alguno quiere leer sus historias), David, Samuel y los profetas de quienes se dice cosas asombrosas “por la fe conquistaron reinos, hicieron justicia, obtuvieron promesas, cerraron bocas de leones, apagaron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada; siendo débiles, fueron hechos fuertes, se hicieron poderosos en la guerra, pusieron en fuga a ejércitos extranjeros. Las mujeres recibieron a sus muertos mediante la resurrección”, ¿nada mal no?

Este es el tema con la fe: nunca sabes hasta donde te va a llevar pero siempre te va a llevar mucho más lejos de lo que sueñas y por supuesto mucho más lejos de tus capacidades, por esa razón alguien ha dicho “si no te asusta no estás actuando con fe”, tomas decisiones por fe muchas veces te va a llevar a los lugares y victorias más inesperadas.

Por la fe hasta la batalla más grande que luchas puede ser vencida, ¿qué quieres que diga el día de mañana el hebreos 11 de tu vida? Por la fe ____________ hizo justicia y ayudó a quien menos tenía, por la fe _____________ cerró la boca de los leones que hacían bullying a un compañero débil, por la fe el que era débil se hizo fuerte y supero todas las delimitaciones e hizo todo lo que le dijeron que no se podía hacer.

II.-la fe puede llevarte a derrotas catastróficas.

¿Quién de ustedes quiere ser torturado? ¿Nadie? ¿Alguno quiere experimentar vituperios, azotes, cadenas y prisiones? Háganse pastor para que vean. Otros fueron apedreados, aserrados (según la tradición es la forma en que murió el profet Elías), etcétera, etcétera, todas estas cosas son cosas por las cuales nadie en su sano juicio quisiera pasar, pero ellos las pasaron por la fe.

Vuelvo a repetir lo mismo: “nunca sabes a donde te va a llevar la fe”, me gusta imaginar la fe como una carrera como lo venimos haciendo, y me imagino a todos estos hombres llegando al cielo, con su medalla, orgullosos, felices, por haber terminado la carrera y a sus compañeros preguntándoles: “¿cómo te fue en la carrera? ¿Ganaste?” “Me fue muy bien, estuve de un lado al otro vistiendo pieles de ovejas y cabras, destituido, afligido y maltratado ¿qué mejor manera de correr?

La pregunta es ¿por qué estos hombres seguían corriendo?, no una maratón, una mega maratón que pasaba por desiertos, montañas, cuevas y cavernas de la tierra ¿sabían que no iban a ganar nunca? ¿Juan el bautista sabía que iba a terminar muriendo? Seguramente sí y por eso mandó a preguntar a Jesús “¿eres tú el que habría de venir o hay que esperar a otro?” Y aunque estos hombres sabían que no iban a ver su premio siguiendo corriendo y por eso dice el texto que de ellos no era digno el mundo ¿es el mundo digno de ti?

Cuando haces las cosas por amor, por vocación, por motivo que no son egoístas, teniendo tus principios bien firmes y no vendiéndote al mejor postor te vas a dar cuenta que el mundo es muy feo e injusto, ¡realmente lo es! ¿Por qué no tendría que serlo? No seas digno de este mundo.

III.- Corriendo con ventaja.

A los que su fe los llevó a obtener grandes victorias fueron aprobados por su fe, a los que su fe los llevo a grandes fracasos también fueron aprobados por la fe, lo importante es la fe, no los resultados de esta, una frase clásica de la Madre Teresa de Calcuta es: “fuimos llamados a ser fieles, no exitosos”.

Sin embargo el texto es termina con una promesa importante: “ellos no recibieron la promesa que estaba reservada para nosotros” ¿cuál es esta promesa? “ a fin de que ellos no fueran completos sin nosotros” ¿qué es lo que ellos no tuvieron y nosotros si? ¿será que esa promesa que hemos recibido nos ayudará a correr sin detenernos hasta llegar a la meta?

Corremos con ventaja, tenemos a Jesús, tenemos al Espíritu Santo, nos tenemos a nosotros como comunidad ¿qué nos va a detener? ¿Qué va a impedir que sigas tu vocación? Oremos para que nada te detenga nunca, sigue corriendo sin importar el resultado.

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 53 = 58