Cuando lo que Jesús dice no tiene sentido

Encontrando sentido con la primera teóloga cristiana de la historia.

Introducción:

Después de años de cristiano, amante de la Biblia, y estudiante de teología aún hay textos que me dan miedo, textos que no entiendo o que simplemente no me gustan ¿será que puedo charlar con Dios sobre esos textos? Una mujer gentil y sirofenicia me da su ejemplo.

I.- Cuando Jesús se esconde.

Estaré analizando el pasaje de Marcos 7:24-30, iremos por partes: “Y levantándose de ahí fue hacía la región de Tiro, y entró en una casa (para que) nadie pudiera saber (donde estaba), pero no pudo esconderse pues inmediatamente una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, escuchó y vino postrándose a sus pies.

La primera parte del pasaje nos presenta a un Jesús harto, cansado y tal vez enojado, no es la primera vez en el evangelio que quiere descansar, lo intentó en la barca y los discípulos lo despertaron, lo intentó en el desierto y la gente lo siguió y de nuevo una mujer lo interrumpe.

¿No será que cuando Jesús parece estar escondido está a punto de realizar un milagro? ¿Una revelación que nos lleva a una fe más profunda en él? Cuando Jesús se esconde ¿no es momento de interrumpir su descanso y adorarlo?

II.- Solo los indignos interrumpen a Jesús.

La mujer era helénica, sirofenicia de nacimiento y le pedía que echara al demonio fuera de su hija. El pasaje no continúa de la mejor manera, quien interrumpe a Jesús era una mujer y no solo eso sino que no era judía, era Hélenica, sirofenicia ¿quién se cree ella para interrumpir al maestro?

El secreto del evangelio de Marcos es que aquellos indignos son los que se atreven a “interrumpir” a Jesús, los leprosos, los que no entraban en la casa-iglesia, las mujeres, los ciegos, etcétera ¿estamos dispuestos a aceptar a varios de estos en la comunidad?

III.- La primera teóloga cristiana.

Y él le contestó “deja primero que los hijos se sacien, no es bueno tomar el pan de los hijos y lanzárselo a los perrillos” increíblemente el texto sigue sin ayudar a Jesús: primero se esconde y después no quiere bendecir a la mujer ¿qué clase de Jesús es este que no desea ayuda a alguien?

“Señor, pero los perrillos comen debajo de la mesa de las migajas de los hijos” Si Jesús siguiera los parámetros de la sociedad la narración terminaría mal, pero Jesús decide darle la palabra a la mujer, aquella que ha sido silenciada ahora es escuchada, la mujer cuya historia pudo caer en el olvido ahora está en el centro de la iglesia discutiendo con el mismo Jesús.

Conclusión: la Iglesia, una comunidad de pares.

“Y le dijo a ella: por tu palabra ha salido el demonio de tu hija, y yendo ella a su casa encontró a su hija acostada en la cama y el demonio había salido” Antes que silenciara Jesús bendice a la mujer “por su palabra” antes de callarla y sentarla Jesús desea que hable, que discuta, que piense y sea libre.

La palabra de Dios nos habla en medio de la comunidad, cuando intento interpretarla solo me llena muchas veces de inseguridad, cuando todos tenemos voz Dios nos habla y esclarece, deseo que seamos una comunidad donde todos valemos igual, ninguno encima del otro, ninguno calla a nadie, recordemos: la primera teóloga cristiana fue una mujer.

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + = 4