Iglesia política-apolítica

La iglesia política-apolitica
La iglesia política-apolítica

¿Debe la iglesia involucrarse en política?

Cada vez estamos más cerca de las elecciones en Argentina y por acá las cosas están que arden y como nunca antes las iglesias evangélicas han dado un paso adelante y son vistas por los candidatos como una buena fuente de votos ¿cómo deben las iglesias acatar esta realidad?

I.-La iglesia debe involucrarse en política.

1.-Porque comparte sueños y tristezas con el mundo.

En un primer sentido la política se define como “la búsqueda del bien común”, esto incluye a todos los individuos que constituyen una sociedad y ¡oh sorpresa! La iglesia está compuesta por individuos diferentes cada uno con sus luchas y alegrías.

El documento Gaudium et spes del concilio Vaticano II lo dice de una manera extraordinaria:

Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo.(…) La Iglesia por ello se siente íntima y realmente solidaria del genero humano y de su historia (GES1)

2.-Porque es la luz del mundo.

Ligado a lo anterior, que nos hace unidos a toda la raza humana, la iglesia tiene todo el derecho y responsabilidad de considerarse heredera de un mensaje eterno que la distingue del mundo, no para sentirse orgullosa sino para servirlo.

Cuando Jesús dice a sus discípulos “ustedes son la luz del mundo”, lo dice en Mateo en medio del sermón del monte, un sermón que inicia siendo netamente político con las bienaventuranzas, las cuales pueden ser interpretadas de muchas maneras pero no se puede dejar de lado su parte social.

La iglesia NO debe involucrarse en política.

1.-Porque debe respetar las libertades individuales.

En otro sentido “política” hace referencia a la política partidaria, la cual no es necesariamente mala pero no está en la esfera en la que la iglesia debería intervenir, en este sentido religión y política deben permanecer completamente separados ¡tráiganme mi pañuelo naranja!

Fundamental para la iglesia es mantener la libertad de cada uno de los miembros, la cual se ve afectada cuando, explícita o implícitamente los líderes manipulan el voto de los mismos.

2.- El peligro de la unión con el poder.

“¿Cómo vamos a impactar la sociedad si no nos metemos en la política?” Se repite como loro en muchos púlpitos hoy en día “necesitamos evangélicos en el poder, que decidan nuestras leyes y en que gastan nuestro dinero” dicen y yo pienso en Jesús.

¿Por qué no acepta Jesús ser nombrado rey sino hasta la cruz? Él sabe y lo predicó durante todo su ministerio, el evangelio no se trata de gobernar, se trata de servir.

3.- El carácter profético de la iglesia.

La iglesia no se puede aliar con el poder en turno porque perdería su carácter profético, es decir, la responsabilidad de denunciar las injusticia del poder, sea este del color que sea.

No debemos pecar de inocentes creyendo en la buena voluntad de un partido político, debemos mantenernos como la conciencia del estado y no como su sierva.

Suscripción.

Amigos, les sigo recordando la posibilidad de suscribirse al blog ya sea de forma gratuita con la que recibirán mi newsletter semanal o si quieren apoyar al ministerio lo pueden hacer abonando una cuota mensual para recibir devocionales con notas exegéticas diarios y otros materiales de estudio.

LectiodivinaAdemas con la suscripción a cualquiera de las dos opciones estarás recibiendo un pdf guía que te ayudará a leer la Biblia como lo han hecho millones de cristianos a lo largo de la historia. (Revisen carpeta de correo no deseado)

Suscribirse acá!

 

 

Eso es todo por hoy, como siempre gracias por seguir haciendo crecer este blog, les pido sus comentarios y si ha sido de bendición compartirla con sus amigos y compañeros!

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 86 = 91