La hermosura del pastor

Photo by Mohamad Babayan on Unsplash

Texto:

Juan‬ ‭10:1-18‬ ‭LBLA‬‬

En el pasaje  Jesús se identifica con dos importantes imágenes en relación con sus discípulos: la puerta y el bueno pastor (o hermoso pastor), ¿qué nos dicen hoy esas imagenes?

I.- Jesús es la puerta a las ovejas.

Cuando leemos el pasaje nos damos cuenta que si bien es una narración que tiene su contexto histórico, es un pasaje muy contemporáneo, Jesús, hablando en alegoría compara al pastor con los ladrones y salteadores, aquellos que no entran por la puerta correcta y solo vienen para robar, matar y destruir ¿quienes son estos ladrones? Ya lo iremos descubriendo.

A.-La puerta a nuestro interior.

Jesús empieza a explicar la alegoría y nos sorprende que la primera explicación no es “yo soy el pastor” sino “yo soy la puerta” ¿qué nos quiere decir con esto? Muchas veces nos hemos quedado solamente con el “la puerta a la salvación” pero el pasaje no dice eso, el pasaje dice “soy la puerta a las ovejas”, Jesús es la puerta a nosotros mismos, solo por medio de él nos podemos conocer y podemos ser plenamente humanos.

Mientras el humano lucha constantemente para encontrar un sentido a la vida son muchos los ladrones que quieren entrar a él, algunos queremos encontrarnos a nosotros mismos en el éxito laboral, en una relación o incluso en una iglesia con cierto líder religioso, aquí Jesús nos dice que la única puerta hacía nuestra interioridad es él, solo en una cercana relación con él podemos contestar a la pregunta ¿quién soy?

B.- La puerta hacía nuestro exterior.

Pero así como, solo a través de Jesús podemos entrar a nosotros mismos, también solo por él podemos permitirnos salir, la exterioridad es tan importante como la interioridad, sin una puerta para salir de nosotros mismos no nos podemos permitir amar a los demás y sin amar a los demás no podemos ser plenamente humanos, ese es el pasto que necesitamos.

II.- Jesús es el pastor hermoso.

Quizás más impacto en el cristianismo ha tenido la siguiente analogía: “yo soy el buen pastor” que en una mejor traducción diríamos: “yo soy el pastor hermoso”, nosotros como seres humanos no somos atraídos por una moralidad llana y fría como la proponen algunas religiosidad legalistas sino que somos atraídos por la belleza en su esplendor ¿en que consiste la belleza del pastor?

A.- La hermosura de la vida plena.

Jesús es el pastor hermoso en cuanto solamente en él podemos alcanzar la plenitud de la vida, “yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”, mientras todo lo demás cuando no es purificado por el amor solo sirve para matar, robar y destruir, Jesús viene y te ofrece vida.

Es correcto pensar históricamente en los falsos pastores como falsos líderes religiosos que ha habido y siempre habrá, aquellos que no solo no les importa la vida de las ovejas sino que lucran de diferente manera con ellas, ya sea económica u orgullosamente usándolas para satisfacer sus necesidades egoístas.

Sin embargo no son solo los falsos líderes religiosos los que nos prometen una vida plena solo para robarnos, matarnos y destruirnos: las drogas lo hacen igual, la pornografía hace lo mismo, los falsos amigos, la ambición desmedida, etcétera, todo eso nos puede matar, robar y destruir mientras nos hace creer que nos está llevando a la vida plena.

B.- La hermosura de una vida a disposición de los demás.

¿Cómo distinguir entonces al buen pastor? En el texto que acostumbramos dice “el buen pastor da su vida por las ovejas”, sin embargo en el evangelio de Juan la palabra puede ser traducida, como lo hizo la vulgata latina, como “poner”, el buen pastor pone su vida por las ovejas, la deja a disposición.

Los falsos pastores, los falsos líderes, las falsas cosas que prometen darnos vida y solo nos la iban a robar se van en los momentos difíciles, ellos quieren que nosotros estemos a su disposición pero apenas tienen que dar algo tienden a huir pues lo que les importa es otra cosa.

Sin embargo Jesús nos llama a tenerlo a él como el hermoso pastor, y no solamente eso sino que nos llama a cada uno de nosotros a vivir la hermosura de una vida a disposición de los demás, una vida que no nos pertenece sino que libremente la entregamos para que mi hermano no muera sino que viva, ¡vivamos todos la hermosura del buen pastor!

 

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 43 = 49