María, figura olvidada y necesaria esta navidad.

María, Madre de Dios y líder de la iglesia

Cuatro cosas para recuperar de María esta navidad.

Ha llegado diciembre y todos estamos listos para las celebraciones de la navidad, fiestas y posadas están a la vuelta de la esquina y las iglesias se preparan para celebrar.

Ya hemos puesto el pesebre y ahí con el niño Jesús en brazos aparece una mujer que durante un tiempo se ha visto con recelo y desconfianza, de quien tenemos mucho que aprender: La virgen Maria.

El día de hoy quiero compartirles cuatro cosas que como evangélicos deberíamos recuperar de la figura de la virgen María estás navidades:

I.- María ejemplo de humanidad. La nueva Eva.

No es extraño que en otras tradiciones cristianas María sea tan importante pues en ella tenemos el ejemplo de lo que debe ser y hacer el ser humano para cumplir su vocación básica: ver a Dios. 

María se presenta como una mujer “humilde y sencilla” pero realiza lo más importante para un ser humano: Le da el sí a Dios al creer en su promesa, en ese sí de María a Dios toda la humanidad recibe la oportunidad de redención.

 Si el NO de Adán y Eva a la promesa de Dios, queriendo conseguir la promesa por ellos mismos, afectó a toda la humanidad, el Sí de María no es menos significativo para su salvación.

II.- María, la madre de Dios.

Tema definido en el concilio de Éfeso, si Maria es madre de Jesús y Jesús es Dios entonces es totalmente válido y necesario hablar de María como madre de Dios para evitar el riesgo del adopcionismo. 

Considerar a María como madre de Dios nos hace descubrir un Dios que el hombre no se imaginaría, el misterio de la encarnación nos muestra a un Dios omnipotente que se hace impotente y depende totalmente del cuidado y amor de una madre: María.

III.- María, imagen de la iglesia.

Vamos más adelante de la vida de Jesús y lleguemos hasta la cruz, ahí, cuando todos lo han abandonado, ahí encontramos, según el evangelio de Juan, a los pies de la misma cruz a María y al discípulo al que él amaba (imagen simbólica que interpela a todos los que nos sentimos amados por él).

“Madre he ahí tu hijo, hijo he ahí tu madre” Jesús antes de morir instituye su iglesia, y en estas hermosas palabras nos muestra lo que debe ser: una comunidad de amor matriarcal tipificada por la relación de María con los discípulos de Jesús.

IV.- María, líder de la iglesia.

Lo anterior toma su concreción histórica en el hecho que rápidamente María es considerada una de las líderes de la iglesia en Jerusalén, en Hechos encontramos a los discípulos reunidos con la Madre de Jesús que los guiaba en oración.

Según los investigadores de los inicios de la iglesia el rol de María no fue solo el de una mujer de oración sino que tomó parte del liderazgo fuerte en la primera iglesia la cual la respetaba no solo por ser la Madre de Jesús sino por su sabiduría y espiritualidad.

 Mil gracias a todos.

Como ya varios lo saben, esta semana he rendido el examen complexivo final de la carrera de teología, les agradezco sus oraciones y apoyos, y los invito a seguir siendo parte de esto suscribiéndose a este blog para estar al tanto de todas las novedades que se vienen.

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 62 = 68