Predicadores vulnerables

Predicadores vulnerables
Photo by Stefan Kunze on Unsplash

Los más cercanos a mí conocen lo insoportablemente arrogante que puedo llegar a ser, no me gusta aceptar un error y soy capaz de ir hasta las últimas consecuencias antes de mostrar debilidad, por muchos años mis predicaciones eran igual.

Después de 12 años predicando, actualmente casi semanal en la iglesia bautista de Villa Crespo, me he dado cuenta que mis hermanos no necesitan a supermán hablando, ellos quieren un hombre real que necesita de la gracia y misericordia de Dios.

¿Aún crees que como predicador no puedes mostrar debilidades? Déjame intentar convencerte de lo contrario: “la iglesia necesita hombres (y muchas mujeres) vulnerables en el púlpito”.

I.-La vulnerabilidad nos hace humanos.

Se dice que una traducción correcta para el estado de Adán y Eva de “estaban desnudos” es también “eran vulnerables” y no les daba vergüenza, es a raíz del pecado, del orgullo, que el humano le avergüenza su vulnerabilidad ante el otro.

Como predicadores necesitamos entender que antes que todos somos humanos y no debemos avergonzarnos de lo tan humanos que somos: la vulnerabilidad es una muestra de ello.

II.-Dios es exaltado en nuestra debilidad.

¿Cuántas veces he salido de un congreso, iglesia o conferencia queriendo ser más como el predicador que como Jesús? Lamentablemente más de las que me gustaría aceptar.

Deberíamos preocuparnos cuando notamos en los que nos escuchan más admiración a nosotros que a Jesús, en cierta iglesia la gente llamaba antes del culto para saber quién iba a predicar y así decidir si ir o no ¿es ese el tipo de iglesias que queremos promover?

III.- Ser vulnerable me acerca a la gente.

He escuchado a muchos predicadores y pastores quejándose que la gente no ora por él o no se preocupa por él, ¿por qué voy a orar por alguien que parece nunca equivocarse ni luchar contra ningún pecado?

Cuando bajo del púlpito, e incluso arriba de él, soy uno más de la comunidad de seguidores de Jesucristo, me gusta orar por la gente pero también necesito que oren por mí, ser vulnerable hace ver a la gente que somos iguales y nos necesitamos mutuamente.

IV.- Jesús mismos fue vulnerable.

¿Qué mejor ejemplo que nuestro maestro? Durante su ministerio se mostró completamente vulnerable ante todos: lloró, se cansó, se enojó, tuvo sed, deseó no sufrir el calvario, y se decepcionó.

Si queremos seguir el ejemplo de Jesús debemos estar listos para que nuestros hermanos nos vean como alguien que se puede cansar, enojar, sufrir, llorar, reír, etcétera, sigamos el ejemplo de Jesús, tal vez tengamos menos admiradores, pero sin duda tendremos más amigos.

El mundo necesita cristianos vulnerables.

Basta ver las últimas películas de héroes, basta ver quienes son más queridos en las redes sociales, no son aquellos sin debilidad, son aquellos que aún siendo vulnerables se atreven a cumplir el propósito que tienen en su vida.

Algunos tendrán más años predicando que yo, otros van empezando, los animo a ser vulnerables, los animo a ser humanos, los animo a ser como Jesús.

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *