Reír con los que ríen, llorar con los que lloran.

Reír con los que ríen, llorar con los que lloran.

Romanos 12.15

Entre semana recordaba al pastor Jarrid Wilson que tomó la decisión de suicidarse, uno de los últimos Post en sus redes sociales decía: no hay nada de debilidad en pedir ayuda.

Sería muy inocente pensar que en nuestra comunidad no hay nadie con problemas de depresión y que haya o esté enfrentando pensamientos suicidas, ¿qué nos toca como comunidad?

Una comunidad de personas reales.

Romanos 12,15 nos muestra algo que debería ser obvio pero lo tenemos que repetir: la iglesia se conforma de personas reales, cada uno de nosotros tenemos nuestras propias alegrías y nuestras propias tristezas.

Ser cristianos significa ser humanos, aceptar y vivir los matices de la vida, ser cristianos no nos quita lo humano, al contrario, nos permite vivir nuestra humanidad con más fuerza, su alegría y tristeza.

Reír con los que ríen.

La primera indicación no es la tristeza sino la alegría, en una tradición en donde por años se nos prohibió la risa en las iglesias por considerarse falta de respeto a lo sagrado, Pablo nos manda a reír.

Celebrar, cantar, reír, gozar, todo eso tiene que estar presente en nuestra comunidad, ojalá aprendamos de los niños, ellos saben lo que es disfrutar cada instante de la vida.

Llorar juntos.

Probablemente una distinción fuerte del cristianismo con otras religiones es es la posibilidad de que nuestro Dios sufra con nosotros, en Jesucristo aprendemos que llorar no es malo, llorar con los que lloran es una necesidad.

Sin embargo no podemos llorar si no sabemos quién llora, necesitamos er una comunidad que brinde la confianza para que cada uno pueda traer sus cargas, abrirnos al otro en nuestras alegrías y en nuestras tristezas.

Jesús tiene la última palabra.

Como comunidad queremos reír juntos y llorar juntos, te ofrecemos amistad y compañerismo, pero la sanidad solo viene a través de Jesucristo en el cuál muchos de nosotros hemos encontrado el amor sanador.

El amor sanador de Jesús se hace presente en la comunidad cristiana cuando nos amamos los unos a los otros, te invito a experimentarlo, solo en él puedes reencontrar la alegría de vivir la vida.

Les agradezco el tiempo que se han tomado para leer, les doy gracias por compartir y comentar el post y los envío a seguirme en las redes sociales como Instagram, facebook y Twitter donde se están preparando varias sorpresas, bendiciones a todos!

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 25 = 29