The Joker: Y los cerdos sabían nadar.

The Joker, los cerdos sabían nadar

The Joker: hermenéutica de una realidad sin esperanza.

No me gusta subirme al tren, pero acabo de salir del cine y en casa reina un silencio pesado, todavía no sabemos exactamente como reaccionar ante la película que recién vimos The Joker (El guasón), el fenómeno del momento.

No soy especialista en cine ni en cómics, no quiero hacer un análisis profundo, pero como teólogo estoy llamado a leer los signos de los tiempos (GES 44) y eso es lo que hace imperfectamente la película: una hermenéutica de una realidad sin esperanza.

The Joker de Gerasa.

Durante gran parte de la película mi mente solo pensaba en uno de mis pasajes favoritos del evangelio de Marcos, el del endemoniado de Gerasa, permítanme un poco de locura y pensemos que Todd Phillips conocía el pasaje.

Ambas historias son hechizantes desde el inicio, el loco que ha sido encadenado, golpeado hasta ya no poder ser herido e invisibilidado por una sociedad a la que no tiene nada que aportar.

Calles y manicomios: los sepulcros.

La película visibiliza aquello que no suele aparecer en los medios: los resultados de vivir fuera de la esfera social que todos conocemos y en donde nos encontramos cómodos, las calles y los manicomios.

Seguido se ha criticado el sistema carcelario, pero con menos frecuencia se ha criticado la calle y algunos manicomios (respetando aquellos hospitales psiquiátricos donde verdaderamente se cuida y trata a los pacientes), lugares donde el que llega se considera basura que no quiere ser recogida.

En el texto bíblico esto está representado por los sepulcros, mencionados tres veces en poco espacio y que simbolizan la impureza de la muerte, no importa si el corazón del guasón aún late, para muchos ya está muerto.

No era uno, era una legión.

Los hombres de Gerasa pensaban que encadenando a su guasón iba a ser suficiente, que callando las injusticias todo iba a quedar como estaba y el status quo se iba a mantener: The Joker no es uno solo, es un símbolo de todo lo que como sociedad hemos hecho mal.

La “legión” de Gerasa pide ir a los cerdos, la ¿locura? Del guasón se multiplica, la sociedad lo intentó esconder, pero la basura, esa que se acumula no solo en las calles sino en el corazón de la sociedad tarde o temprano sale a la luz

Y los cerdos nadaban…

Una vez pregunte si los cerdos nadaban, en respuestas recibí videos en mi facebook, efectivamente, los cerdos saben nadar.

Los hombres de aquella ciudad pensaban que con el endemoniado sanado y los cerdos ahogados bastaba ¿para qué mantener a Jesús? Lo que no sabía es que quizás los cerdos se ahogan, pero la basura de una sociedad injusta siempre sale flotando

Una hermenéutica de la esperanza.

La película tiene razón en muchas cosas, las criticas sociales son acertadas, el clavado a la psiquis y el corazón humano también, pero como humanidad no podemos vivir sin esperanza.

En el evangelio los hombres le piden a Jesús que se vaya, prefieren los cerdos y a su endemoniado,Jesús se va, pero deja al ex endemoniado de testimonio, siempre hay lugar para la esperanza.

Solo el que estaba muerto puede resucitar a los que mueren aunque vivan, solo aquel que estaba enfermo puede sanar a los que se creen sanos.

Jesús nos deja esperanza en la ciudad, Jesús nos deja millones de guasones que quieren ser escuchados, vistos y amados, Jesús quiere que nosotros también quedemos maravillados (Mc.5.20)

Suscripción al blog

Es muy noche para escribir mucho más, Los invito a suscribirse al blog en cualquiera de sus modalidades, gratis o de paga con la cuales recibirán material de estudio bíblico extra.

sígueme y dame likes!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

59 − = 58